Fotografía y móvil

Entre muchos profesionales de la fotografía se ha popularizado sin complejos el uso de la cámara de los aparatos de telefonía móvil, y no sin motivos.


A pesar de los prejuicios existentes, una cámara reflex no te hace un fotógrafo profesional ni la cámara de un smartphone te hace un fotógrafo amateur. Es el modo en que se usa las herramientas y el resultado de dicha uso el que determina la profesionalidad de un fotógrafo. Una muy buena foto lo es independientemente de si se haya tomado con un Canon 90D o con un Huawei.


Sin embargo, eso no quiere decir que una cámara del móvil tenga la mima calidad o las mismas prestaciones que una cámara reflex, o que con ella se puede tomar por defecto una fotografía igual de buena. Como he dicho anteriormente, la calidad de una fotografía no depende tanto de las herramientas como de la habilidad, creatividad y experiencia del fotógrafo.


Pero también es cierto que las cámaras smartphones tienen ventajas con respecto a las cámaras profesionales. Por ejemplo, lo que se pierde en definición y equilibrio de luz se gana en inmediatez y comodidad, y los riesgos de robo son menores.


Por supuesto, eso no quiere decir que las cámaras smartphones puedan ser sustitutas del equipamiento reflex, pero sí complementario. Habrá ocasiones en que una cámara del móvil será más útil que una cámara profesional, y viceversa. En todo caso, lo que puede hacer de las cámaras smartphones una herramienta tan buena como las cámaras reflex no es el equipamiento en sí sino saber cómo usarlas y, sobretodo, saber cuando y donde usarlas.

2 vistas

© 2019 por ALBERT GRAELLS FOTOGRAFÍA.

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube
  • w-flickr